PRINCIPAL

CRÓNICA DEL 15 DE AGOSTO

  

Este año 2008, la Peregrinación a Begoña del 15 de agosto ha salido fenomenal.

Ya desde la víspera, día 14, a partir de media tarde, comenzó el trasiego de gente en dirección a la Basílica, lo cual resultaba perfectamente visible desde el “observatorio” de nuestra sede.

En la noche del 14 y hasta las 2’30 horas aproximadamente del día 15, agua y más agua que venía del cielo. Llovía a cántaros. Hasta el punto que, en el Diario ’Deia’, titularon esa franja horaria con el expresivo nombre de ’El diluvio universal’. Ciertamente, aquello nos preocupó, porque parecía que iba en serio.

Volviendo al desarrollo de la jornada, para las 3 de la mañana había pasado ya muchísima gente por la caseta. Había quienes vinieron caminando desde Turtzioz, Gueñes, Galdakao, Dima…

Todavía llovía y resultaba impresionante ver el gentío que no cabía en el acceso cubierto de la Basílica agrupada junto a sus paredes, mojándose a pesar de los paraguas, chubasqueros y variopintas prendas, pero a pie firme, sin moverse un centímetro. Por fin, a las 3,30 horas se abrieron las puertas y la gente entró en el templo para honrar a la Amatxu.

Tuve ocasión de comprobar que, en la misa de las 4, no entraba ni un alfiler en Begoña. Mucha gente y muchos jóvenes, muchos de ellos con la fatiga reflejada en sus caras, haciendo compañía a la Amatxu a esas horas de la madrugada…

Tras la misa “pionera” de las 4, la climatología fue mejorando gradualmente. Llovía a ratos y la estancia en los aledaños de la Basílica resultaba más agradable conforme avanzaban las horas.

La gente “invadía” nuestra caseta y nos compraba todo tipo de artículos de la tienda: rosarios, pulseras, llaveros, dedales… y, por supuesto, nuestra ya famosa Lotería de Navidad.

A partir de las 9 de la mañana aproximadamente, el tiempo cambió del todo y disfrutamos de un precioso día. Muchísima gente y animación en todo momento. Nuestros queridos “txozneros” también contaron con muchísima clientela, así como el resto de los puestos. 

Tras las misas de la mañana, incluyendo la de las 12, con asistencia de autoridades y celebrada por D. Ricardo, se añadió la misa de 2 de la tarde y, desde el término de la misma hasta las 5, la iglesia permaneció abierta. Era la primera vez que la iglesia no se cerraba y la gente lo agradeció muchísimo. Al ser nuestra Cofradía la encargada de “cuidar” el templo durante ese tiempo, tuve ocasión de comprobar la cantidad de gente que, en silencio, pasó sus buenos ratos rezando ante la Amatxu.  

Por la tarde, mas animación y mas gente. Había momentos en los que no podíamos dar abasto en la caseta: gente mayor, jóvenes, familias completas, abuelos-padres-hijos-nietos, adolescentes… para que luego digan que la devoción a la Virgen es cosa de abueletes.

 Tras la última misa de las 9 de la noche, celebrada por D. Mario, se cantó la “Salve Popular” como manda la tradición, finalizando los actos litúrgicos de la Peregrinación a Begoña de este año.

Volviendo a lo dicho al comienzo: éxito total. Se vendieron más talonarios de Lotería, se duplicaron las ventas en lo que se refiere a la tienda y, lo mejor de todo, el ambiente fue inmejorable entre todos los cofrades. Todos quedamos con ilusión para participar en ediciones posteriores. Merece la pena y la Amatxu se lo merece.

 

Jose Andres Etxebarria – Hermano de Liturgia.