PRINCIPAL

 

LA HERMANDAD DE BEGOÑA DEVUELVE LA VISITA A ALMÁCIGA

 Una representación de la Hermandad de Begoña acudió a Tenerife para participar en la ceremonia de colocación de la primera piedra del nuevo templo que sustituirá a la Ermita de Nuestra Señora de Begoña, y que tuvo lugar el pasado Domingo día 5 de noviembre a las 12 del mediodía.

El acto, que fue presidido por el Obispo de Tenerife D. Bernardo Alvarez, sirvió para renovar el compromiso de los vizcaínos con la devoción a la Virgen de Begoña en aquel precioso paraje tinerfeño que es Almáciga, donde llegó hace más de 50 años una botella que contenía unas estampas de la Virgen de Begoña y que fue arrojada por un grupo de devotos que habían partido del puerto de Santurtzi hacia Santiago. Poco después sería entronizada allí una imagen de la Virgen de Begoña enviada desde Bilbao.

 Javier Diago Elorduy y Javier Goitia Miguel, respectivamente Hermano Abad y Hermano Vicario de la cofradía bilbaína, acudieron a Almáciga y llevaron consigo tierra de la colina de Artagan, una medalla de la cofradía, una astilla de la madera con que se talló el Santo Cristo de la Humildad, que recuerda su carácter penitencial, y estampas de la Virgen de Begoña con el Begoñako Andra Mari, que junto con un periódico del día, unas monedas de curso legal, un plano del templo que se erigirá y un acta de la ceremonia fueron depositados dentro de esta primera piedra.

 La ermita donde se rendía culto a la Virgen de Begoña hubo de ser derruida recientemente, pues al haber sido construida en 1950 con materiales muy pobres estos no han resistido el paso del tiempo.

Actualmente, mientras se construye su nuevo templo, la imagen aguarda en una bonita capilla que, sin embargo, sus devotos feligreses siempre han considerado una residencia provisional para, como ellos la llaman, “la Begoña de Almáciga”.

La Hermandad de Begoña responde de esta manera a la visita que hizo el día 17 septiembre el párroco P. Vicente Spouy y ocho feligreses de Almáciga, dos de ellas nietas del matrimonio que encontró la botella, y en esta visita confirmarán el compromiso que adquiere la cofradía de ayudar con alguna actividad todavía por determinar para recaudar fondos y contribuir desde Bilbao a la reconstrucción del templo, cuyo coste estimado son 435.000 Euros (unos 72 millones de las antiguas pesetas).

También se está estudiando la posibilidad de instaurar una Hermandad de Begoña vinculada con la matriz de Bilbao, al igual que ocurre con otras importantes devociones como las de Nuestra Señora del Rocío o la de Nuestra Señora de la Cabeza.

En las fotos momentos de la firma del acta, bendición y colocación de la 1ª piedra y la playa de Almáciga a donde llegó la botella en 1.949