PRINCIPAL

 

MIRIAM FERNÁNDEZ NOMBRADA PREGONERA DE LA VIRGEN DE BEGOÑA 2009

 

La jovencísima cantante de 19 años Miriam Fernández Rodríguez, que a sus 19 años cuenta entre sus logros el de haber conseguido ser campeona del Concurso “Tú si que Vales” en su edición de 2008, arrolló en el Festival por la Vida que promovido por los jóvenes de la Hermandad de Begoña se desarrolló en el Salón de Actos de la Parroquia del Carmen.

Miriam que sufre una parálisis cerebral desde su nacimiento, fue entregada por su madre biológica, que la había concebido con tan solo 17 años, en adopción a Marina, madre de familia numerosa con seis hijos, que admitió de buen grado a esta niña, en la que tendrían que invertir un gran esfuerzo humano y económico, ya que además de la tenacidad de Miriam han sido muchas las operaciones que ha tenido que superar para lograr moverse con la ayuda de un andador.

Miriam conquistó con rapidez al público, no solo por su prodigiosa voz sino también por el mensaje y el contenido de sus canciones. Se puede decir que Miriam es una gran activista de la Vida, comprometida en esta causa desde que su madre biológica se planteó la posibilidad de abortar su embarazo, ya que a su juventud había que añadir los problemas sociales y económicos con los que se enfrentaba.

No obstante Miriam vive porque su madre decidió llevar su embarazo a término y porque a la decisión de entregarla en adopción fue respondida con entusiasmo por su familia adoptiva.

Además de las canciones de Miriam, en el Festival, que a pesar de sus dos horas de duración, se hizo enormemente agradable y enriquecedor para el público, también se oyeron unas pequeñas ponencias a cargo de la Secretaria de la Asociación Pro Vida, quien resaltó el trabajo que están realizando sus voluntarios con numerosas jóvenes que por diferentes causas se han planteado el dilema entre abortar o finalizar su embarazo, dando vida a un nuevo ser.

También habló la Secretaria de la Asociación Alegría, Susana López, quien reflejó en un breve discurso la importancia que tienen los mayores en la sociedad y el enriquecimiento mutuo que supone para sus más de trescientos asociados el acompañamiento de estos mayores, cincuenta de los cuales viven en su Residencia de Muskiz, y en los cuales intentar llevar la vida hasta el último momento con dignidad y humanidad.

Además, hay que señalar la ponencia de Gloria Gandiaga, mujer que ya ha superado los ochenta años, quien manifestó con positividad su vivencia, que le llevó en una primera etapa, desde sus convicciones cristianas, a pedir en sus oraciones que en ningún caso quedara postrada en una silla de ruedas. Sin embargo, sus temores eran fundados ya que finalmente, está en una silla de ruedas, “de segunda mano, pero que está muy bien”, y que lleva con maestría, sonriendo a todos aquellos a los que ve tristes en situación parecida a la suya.

Por último también hay que destacar la ponencia de la propia Hermandad Penitencial de Begoña. En ella su Hermano Abad reflejó que los cofrades son militantes de la vida ya que su religión es una doctrina de vivos. Cuando salimos a las calles de Bilbao hablamos de Pasión y Muerte, y es que el dolor es una circunstancia más de la vida, que hay que paliar pero que también hay que saber asimilar. No obstante, nada de lo que hacen las cofradías tendría sentido si finalmente Jesucristo no viviera entre nosotros, si a la postre Jesucristo no hubiera resucitado.

El Hermano Abad, dijo que la Junta de su Cofradía apoyó la iniciativa de sus jóvenes al organizar este acto porque había que comprometerse. Ciertamente, en el seno del mundo cristiano y cofrade había quien había puesto sobre la mesa la inoportunidad que podía tener pronunciarse sobre estos temas, ya que su contenido era muy delicado, y que en alguna medida las cofradías finalmente pudieran salir perjudicadas si se posicionaban claramente a favor de la vida.

El Hermano Abad planteó al público la hipótesis de que Jesucristo se hubiera planteado los riesgos que podría traerle el pronunciar las bienaventuranzas, pero que lo hizo. Y el riesgo que corrió en estas y otras manifestaciones le llevó a morir en una Cruz como el más miserable.

Así que nuestra Junta Directiva decidió que también nosotros correríamos el riesgo, y lo hacemos de buen grado, con el convencimiento de que de este acto saldrán voluntarios para ayudar a sacar adelante problemas sociales que se plantean ante la vida y la muerte, el miedo al dolor y los padecimientos.

En el acto se contó con la presencia de una nutrida representación juvenil, entre la que cabe destacar la de miembros del Club de Fans de Miriam Fernández y la de las Asociaciones Mendi Alai y Loizaga, cuyas jóvenes compusieron unas coreografías para acompañar las canciones de Miriam.

Finalmente y después de la entrega de recuerdos a los participantes, el Hermano Abad entregó a Miriam Fernández el pin de oro de la Hermandad, nombrándola con la autoridad que le da el ser Presidente de la Hermandad de Begoña, Pregonera de este año, y le pidió que desde ahora en adelante fuera por todos los lugares donde se moviera llevando el mensaje de la Vida, el mensaje del Amor que los vizcaínos profesamos a nuestra Patrona, la Amatxu de Begoña.