PRINCIPAL

 

EL BELÉN DE LA HERMANDAD, PREMIADO POR LA ASOCIACIÓN DE BELENISTAS

 

Una Delegación presidida por nuestro Hermano Abad, al que acompañaban Luis Arbulu, Vicente Aginako y Julio Ojeda acudió a la convocatoria de la Asociación de Belenistas para recoger el premio que nos concedieron en el apartado de Asociaciones.

El Belén, que fue montado por Julio Ojeda, y también desmontado (todo hay que decirlo), ha sido visitado por numerosos niños y adultos que se paraban a mirarlo cuando subían o bajaban de la Basílica. Las Abuelas y abuelos, los padres y madres, daban una auténtica catequesis a sus hijos e hijas apoyándose en las figurillas del Belén.

Por otra parte, los niños recibieron como un regalo del niño Jesús, entregado por los cofrades que en cada momento nos encontrábamos en la sede, una chocolatina como la que se reparte cada 11 de octubre en la Romería.

Nadie en el barrio ha permanecido impasible ante nuestro Belén. El hecho de que estuviera expuesto en el escaparate durante todo el día ha servido para que todos cuantos pasaban tuvieran un permanente recuerdo de la Navidad y de su significado cristiano.

Ahora, esta iniciativa ha sido premiada, lo que nos sirve de acicate para, en primer lugar, reconocer el esfuerzo de quienes trabajan en la sede para tenerla al día, en este caso el de Julio como montador, pero también el de Guillermo, que muy tempranito abría cada mañana las persianas para que el Belén quedara a la vista del público, y las cerraba todas aquellas noches en que nadie acudía a la tarde a atender la sede. Y en segundo lugar, nos alienta para volver a la carga el año que viene, en el mes de noviembre, con este sencillo y eficaz apostolado.

Muchos han destacado este año que lo único navideño que había entre el ascensor de Mallona y la Basílica de Begoña era nuestro Belén,… pues nada, que cunda el ejemplo.