PRINCIPAL

 

BENDICIÓN DE LA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE BEGOÑA PEREGRINA

 

Una gran multitud se reunió a las 8 de la tarde del sábado 6 octubre para asistir a la Bendición de Nuestra Señora de Begoña Peregrina. El acto fue presidido por el Rector del Santuario D. Jesús Garitaonandia.

Terminada la celebración eucarística, de carácter parroquial, se inició propiamente el Acto de Bendición que se abrió con unas palabras del Responsable de Liturgia de la Hermandad de Begoña, D. José Andrés Etxebarria.

A él le siguió el Rector del Santuario con un breve discurso y se procedió a la Bendición de la imagen, que presidía el templo desde el presbiterio. Así, tan cerca de la titular, sorprendió a todos la enorme semejanza entre ambas.

La Peregrina estaba situada sobre su paso procesional.

A continuación se leyó el Acta de Bendición con la Nómina de Testigos y Padrinos. En esta ocasión, la Junta de la Hermandad se esforzó en que esta lista estuviera representada por instituciones, no políticas, y personas, todas ellas de especial relación y significación para la Cofradía.

Una vez que testigos y padrinos hubieron firmado el Acta de Bendición se cantó el Begoñako Andra Mari y todos los fieles que abarrotaban el templo pudieron acercarse a la imagen en el Besamano. Allí se repartieron los recordatorios de este acto.

 

A lo largo de la Celebración y del Besamano, el Orfeón San Antón interpretó un amplio repertorio en honor de la Virgen.

MONICIÓN DE ENTRADA DEL ACTO DE BENDICIÓN

HOY es un día de singular importancia, no solo para nosotros los cofrades de la Hermandad de Begoña, sino, en primer lugar, para todos los cofrades de Bilbao, ya que, perteneciendo a diferentes corporaciones, todos estamos unidos en el Amor a Nuestro Señor Jesucristo, llevados de forma amorosa por nuestra Madre de Begoña. También es un día importante para otros cofrades que han venido de otros lugares como Cádiz, Santoña o Vitoria-Gasteiz, y que se sienten unidos a nosotros por esos lazos invisibles para el tacto, pero firmes para el corazón.

 Pero, además, es un día que no olvidaremos los ciudadanos y ciudadanas de Bizkaia y la legión innumerable de devotos a Nuestra Amatxu, Nuestra Señora y Reina de Bizkaia, Nuestra Madre queridísima del Cielo, porque, desde hoy y para siempre, confiemos que con esta iniciativa se mantenga en ebullición la devoción a Nuestra Madre del Cielo en su advocación inmemorial de Begoña.

Es indispensable señalar que, con esta preciosa talla que se va a bendecir hoy, se completan las titulares de nuestra Hermandad Penitencial, ya que hace unos años se bendijeron el Santo Cristo de la Humildad y Nuestra Señora de la Caridad, las dos advocaciones que la Cofradía aporta a las procesiones de la Semana Santa Bilbaína, y que mantiene el calor de su devoción a lo largo de todo el año en la Iglesia de la Residencia de los Padres Jesuitas, donde son incesantemente visitadas no solo por nosotros cofrades, sino por multitud de nuevos fieles que se han sentido inclinados a su devoción. Sin duda, su belleza ha servido de estímulo a muchos para orar más.

Ahora, insistimos, el cuadro se completa. Vamos a bendecir esta imagen que es el santo y seña de nuestra existencia como cofradía, el principal objeto estatutario y fundacional de Nuestra Hermandad, recogido en el primer artículo de nuestros Estatutos: el fomento de la devoción a Nuestra Celestial Patrona la Virgen de Begoña.

Ese objeto, en el momento de la fundación de  nuestra Hermandad en 1947, estaba perfectamente cubierto por la Cofradía de la Madre de Dios de Begoña, hoy inactiva. Ahora, ese bendito compromiso es para nosotros la principal referencia de nuestro calendario.

Así, desde hoy mismo, desde ahora mismo, sonreiremos a los romeros y peregrinos de Begoña, cuando nos pregunten “¿Cuándo vais a sacar a la Virgen de Begoña?”. Y sonreiremos en vez de encogernos de hombros, porque desde este día sí podremos contestarles con entusiasmo:

Esta Virgen, que será Peregrina, y que es una réplica fantástica salida de las manos del artista cordobés Enrique Ruiz Flores, saldrá ordinariamente, cada año, si el tiempo lo permite, subida en ese paso que el orfebre José Navarro ha realizado para ella, en las vísperas de la Solemnidad de la Virgen de Begoña. Y no sólo eso, sino que también acudirá a la llamada de centros de oración, colegios y localidades que la quieran tener unos días para rezarla o para recorrer su pueblo, como se hiciera en 1950, contribuyendo de esta manera a que la devoción a nuestra Ama Maite Maria se mantenga viva de generación en generación.

¡Qué bien estamos, y qué bien estaremos, unidos a Nuestro Señor y Amigo Jesús, cogidos de la mano amorosa de su Santísima Madre, en oración, rezando y cantando por las calles, llevando el amor sin límites a cada rincón de nuestro territorio”.

Acta de Bendición

 

En la Villa de Bilbao, siendo las ocho horas de la tarde del sábado 6 de octubre, se inicia la Santa Misa, y después de la Comunión, se procede por parte del Rector del Santuario, D. Jesús Garitaonandia, a la Bendición Solemne de la imagen de Nuestra Señora de Begoña, que ha sido adquirida por la Hermandad Penitencial de Nuestra Señora de Begoña, sufragándose el importe de la compra por sufragio popular.

Esta hermosa imagen de la Virgen de Begoña, es una réplica de la titular que preside el templo, realizada a un tamaño de 114 centímetros, tres menos que la original. Se ha realizado sobre madera de cedro, correspondiendo el trabajo de dorado a Ángel Varo y el trabajo de talla, decorado al temple y policromado al prestigioso imaginero cordobés Enrique Ruiz Flores.

La imagen, que se ha realizado manteniendo los detalles de la original, se ha realizado con objeto de ser la figura central de la Procesión en Rosario de Antorchas, que la Hermandad Penitencial de Begoña se compromete a organizar en las vísperas del 11 de octubre solemnidad de la Patrona y para ser trasladada de forma extraordinaria con motivo de peregrinaciones o actos en su honor que se puedan organizar en otras localidades, llamándose por este motivo Imagen Peregrina de Nuestra Señora de Begoña.

Y para que quede constancia, se levanta la presente

Acta de Bendición

Rector la Basílica de Begoña, Don Jesús Garitaonandia; Párroco del mismo templo, Don Fernando Elorrieta; Asesor Religioso de la Hermandad Penitencial de Nuestra Señora de Begoña, Don José Luís Villacorta.

Imaginero Enrique Ruiz Flores; Hermano Abad, Javier Diago Elorduy; Hermana Contadora, Maria Jesús Fernández.

 Padrinos

     Representantes del Colegio Nuestra Señora de Begoña de los Padres Jesuitas de Indautxu, del Colegio Ayalde, del Colegio Nuestra Señora de Begoña de las Hijas de la Caridad de Santutxu y de la Ikastola Begoñaspi.

 Representantes de la Hermandad de Cofradías Penitenciales de la Villa de Bilbao, la Cofradía de Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Amargura de Cádiz, la Cofradía de la Virgen Blanca de Vitoria y la Archicofradía de la Virgen del Puerto de Santoña.

 Representantes de Caja Laboral y de la Asociación Alegría.

 Testigos

Miren Elixabette de Uribe, Agurtzane Gandariasbeitia, Luís Arbulu, Ibon Areso, Adrián Castro, Marisa Salazar, Sabina Muñoz, Ángela Lombraña, José Navarro y José Luis Cañizar