PRINCIPAL

 

 

VARIOS MILES DE BILBAÍNOS SE DIERON CITA EN UNA PROCESIÓN DEL CORPUS CHRISTI QUE SE CONSOLIDA AÑO A AÑO

 14/06/09

No cabe duda de que los miles de fieles que ayer se congregaban en la Catedral de Santiago y alrededores, los numerosos balcones decorados con mantones y banderas o balconeras con los colores vaticanos y de Bilbao, así como dos  preciosas  alfombras de alusivas al Santísimo Sacramento, diseñadas con virutas de colores, una situada en la salida de la Catedral y otra frente al altar que se instalaba en la iglesia de los Santos Juanes, presagiaban el bullicio que se viviría en el Casco Viejo, rememorando el propio siglo XVI en el que el Corpus era la fiesta grande de Bilbao, y para la que se encargaban Gigantes y Enanos.

La lluvia era incesante, pero las palabras de los fieles “cuatro gotas no es llover” dieron el ánimo necesario al Párroco de la Catedral, D. Luis Alberto Loyo, quien, en nombre del Cabildo Catedralicio, dio inicio a la Procesión, que fue recibida por los fieles con una contenida emoción que se convirtió en un enorme aplauso a nuestro Señor Obispo D. Ricardo, totalmente fuera del protocolo de nuestra ciudad.

La misa de doce, presidida por el propio Obispo D Ricardo, reunió a más de veinte presbíteros que concelebraban la Eucaristía y se desarrolló ante una multitud que se acercaba a las tres mil personas, que aprovechaban cualquier hueco que quedaba en el templo, hasta que finalmente algunos tuvieron que conformarse con asistir a la celebración desde el exterior. Entre ellos se comentaba que para el año que viene sería conveniente instalar algún altavoz en el exterior como ocurre en otros templos.

El Obispo, dado que este es el día no solo del Corpus Christi, sino que además se celebra conjuntamente con el día de Caritas, lejos de diferenciar los dos acontecimientos los planteó como algo íntimamente unido. El Prelado tenía ante sí un grupo de niños que este año habían recibido la Primera Comunión y que estaban sentados en las primeras filas, quienes cada vez acuden en mayor número a esta celebración. Algunos de ellos lucían las medallas de sus respectivas cofradías, al igual que numerosos fieles, quienes dejaban constancia así del apoyo que por parte de las mismas se da a esta importante celebración de religiosidad popular, aunque sea su organizador el Cabildo de la Catedral.

Finalizada la ceremonia se inició la procesión y la multitud que abarrotaba el templo salió al exterior uniéndose al numeroso público que, expectante, se agolpaba rodeando la alfombra, irguiéndose para divisar la llegada del palio con la custodia que portaría el propio Obispo de Bilbao, D. Ricardo.

De esta manera, salió del templo, en primer lugar, la Cruz Parroquial con un grupo de txistularis, al que seguía un numeroso grupo de personas que superaban ampliamente el millar, seguidos de un cuerpo de unos cincuenta fieles con cirios encendidos. A continuación salieron el Coro de Capilla de la Catedral y una veintena de niños vestidos de Primera Comunión, a los que seguían los sacerdotes.

 

Inmediatamente después llegaba el centro de la procesión, presidido por la custodia con Jesús Sacramentado, portada por el propio Obispo D. Ricardo Blázquez, bajo un palio llevado por ocho fieles.

Les seguía una compacta representación de las cofradías y de la Adoración Nocturna, rodeados de una auténtica multitud que cantaba incesantemente y que se resistía a abrir los paraguas a pesar de que las gotas de agua caían sin cesar.

La Procesión llegó así a la iglesia de los Santos Juanes, donde otra multitud la esperaba, adentrándose en su atrio, y se situó en un altar preparado al efecto. Allí se hizo una estación al Santísimo Sacramento con el canto del Tantum Ergo, un fiel leyó unas palabras al Santísimo y, finalmente, el Obispo bendijo a los fieles, después de dirigirles unas palabras.

Tras la parada, se reinició el camino por la calle Banco España, que terminó en la propia catedral. Finalizó la ceremonia sobre las 14.10 con otro estruendoso aplauso de aprobación a Don Ricardo Blázquez por esta iniciativa que se ha recuperado para nuestra ciudad y que, como queda patente, cuenta con la acogida multitudinaria de los bilbaínos.

 

PRESENCIA DE COFRADES EN LOS ACTOS DEL CORPUS CHRISTI

 

Fueron numerosos los cofrades bilbainos que acudieron a esta gran cita. Si hemos de manifestar públicamente nuestra fe en Semana Santa, no hemos de dejar de lado este día, en el que Jesucristo se hace presente en la calle con su verdadero Cuerpo, con su verdadera Sangre y con toda su divinidad, tal como les gusta señalar a numerosos teólogos.

Está claro que hace unos años, la procesión del Corpus contaba con los estandartes de muchas instituciones piadosas bilbaínas, entre los que destacaban todas las sacramentales, como pueda ser Adoración Nocturna. Entre ellos estaban los de cofradías penitenciales cuya devoción está muy vinculada al Santísimo Sacramento, como son la de Cruzados y la de Santa Eucaristía. Sin embargo, parece ser, ahora no es momento para esa presencia, y los que fuimos, como muchos de otras cofradías penitenciales, manifestamos nuestra presencia portando nuestra medalla.

Pero entre todos los representantes de nuestra Hermandad hay que destacar a dos: Ibai Azkue y Lucia Talamillo. Estos dos cofrades, que habían hecho este año la Primera Comunión, acudieron a la Misa y a la Procesión con su correspondiente traje de ceremonia, sobre el que destacaba la medalla de la Hermandad.

Sirva esto de llamamiento a todos aquellos cofrades, y sus amigos de la catequesis, a que acudan a esta gran procesión, la principal del año, y que poco a poco, el desfile de los que por un lado u otro acuden, ensalce más y más a Jesús Sacramentado. Así que cofrades, como Víctor Manuel o Ángela, ya podéis iros preparando, que el año que viene tenéis vuestro gran día.

Ibai y Lucia, recibieron como regalo de la Hermandad, a través de Marga (amatxu de Ibai) y Patxi (aitite de Lucia), sendas medallas en plata de la Virgen de Begoña. Cada año, ocurrirá del mismo modo con todos los niños que hagan su Primera Comunión, que acudan a este acto, y además sean miembros de nuestra Hermandad.