PRINCIPAL

 

El contraste de un Bilbao vacío y las calles abarrotadas en las procesiones marcó, sin duda, el apoyo de los bilbainos a su Semana Santa y su profundo arraigo en nuestra sociedad.

 

Este año ha sido un año de ahorro, los donativos que reciben las cofradías a lo largo del año han sufrido una importante merma. Por este motivo, los propios cofrades han realizado tareas hasta ahora encomendadas a profesionales. El Museo de Pasos, en los días previos a la Semana Santa, tenía una actividad desconocida.

CLIMA DESAPACIBLE

El clima no ha sido demasiado favorable, de hecho se tuvieron que suspender las procesiones del Lunes y Martes Santo, además de la del miércoles cuando aún no hubo acabado el recorrido. También la espera a que se detuviera el chispeo llevo a retrasar unos minutos las procesiones de la tarde del Domingo de Ramos y la del Sábado Santo.

"Antes se suspendían todos los días, así que hemos salido ganando con el cambio climático", decía un cofrade entrado en años. En total puede decirse que las cofradías, a lo largo del día han puesto más de dos mil cofrades en la calle, número inferior al habitual, provocado sin duda por la lluvia.

Más de 100.000 personas han conseguido ver a los cofrades, muchos de ellos turistas. Se han vuelto a ver en muchas procesiones más de siete filas, en cada acera, lo que ha hecho que los cofrades se sientan más acogidos.

MÚSICA

Este año, no ha sido año de novedades patrimoniales, no estaba la economía para ello, pero si de limpieza y puesta a punto. De hecho todos los elementos de las cofradías se han visto más brillantes y trabajados. Hay que decir, que a pesar de las joyas que portaban las cofradías nuestra Semana Santa mantiene su característica, de sobriedad, austeridad y sencillez.

En cuanto a la Música, decir que, además de las nueve bandas de cornetas y tambores de nuestras cofradías, han intervenido las bandas de música de Orduña, el Sábado de Pasión, la de Galdakao, la tarde del Domingo de Ramos y la Municipal de Bilbao, el Jueves y Viernes Santo por la tarde.

SAETAS, JOTAS, POESÍA Y BERTSOLARIS

Continuando con el aspecto musical, hemos contado con la visita de tres cofradías foráneas en la procesión del sábado por Indautxu, con lo que los bombos y tambores riojanos y aragoneses ya son parte de la semana santa de la zona de Indautxu. Así, más en concreto este año, desde Aragón, concretamente desde Tarazona, procesionó la Cofradía del Santísimo Cristo del Consuelo y Santa María Magdalena, con su sección de banda, y también, de la ciudad de Logroño participaron las Cofradías de las Siete Palabras y de la Piedad, con sus bandas de bombos.

Por otra parte las ya habituales saetas en la calle no se interpretaron el lunes santo, y  este año no se oyeron en más ocasiones, como suele ser habitual la tarde del Domingo de Ramos y el miércoles Santo, no obstante si se oyeron, lo que fue una novedad para público y cofrades, las diferentes intervenciones de la jotas, con las que los cofrades de Tarazona, hicieron su canto oración en la procesión del Sábado de Pasión, por las calles de Indautxu.

En la tarde del Domingo de Ramos, al inicio de la procesión de la Humildad y la Caridad, pudieron escucharse de nuevo las poesías en castellano por parte del rapsoda Fernando Zamora y al llegar a la Basílica, tocó el turno al euskara, ya que allí pudo escucharse el canto de algunos bertsos del mutrikarra Jon Aspillaga, que también arrancó numerosos aplausos del numeroso público que se había reunido allí.

SE CONSOLIDAN LOS CARGADORES. LAS MUJERES VAN AMPLIANDO SU PROPORCION EN ESTA DISCIPLINA

Los cargadores de las cuadrillas del Jesús de la pasión el Viernes de Dolores y el Jueves Santo, y la de la Soledad el Miércoles Santo, así como la del Cristo de la Humildad en su paso de traslado y la virgen de la Caridad, la tarde del Domingo d Ramos, así como la del Cristo de la Humildad en su paso grande, con 28 cargadores, pudieron completarse, con lo que se puede decir que año a año se va consolidando esta costumbre aunque se espera que con el paso de los años pueda ampliarse a más pasos procesionales.

DIFICULTADES ECONÓMICAS Y GRAN REPERCUSIÓN MEDIÁTICA DE DIFUSIÓN LOCAL, AUTONÓMICA Y NACIONAL

La financiación, a través de colectas, a pesar de lo numeroso del público, ha sido semejante o inferior a la de otros años, pero los cofrades confían en recibir donativos extraordinarios, y la ayuda de personas que aportan ayudas económicas para suplir esta necesidad. Todo nos cuesta más caro, pero y recibimos menos, así que la cuenta no sale, pero seguiremos luchando por mantener la Semana Santa más importante del Cantábrico, o como ha señalado un periódico de tirada nacional (LA RAZÓN: ), uno de los trece fenómenos cofrades más importantes de España, junto a otros como la "Madrugá" de Sevilla y la procesión de la Buena Muerte de Málaga, o la tamborrada de Calanda, entre otros (http://www.larazon.es/noticia/1107-el-fervor-popular-inunda-las-calles-de-toda-espana).

También hay que señalar que Local Media, a través de su numerosa red de televisiones locales, retransmitió la Procesión del Viernes Santo, que gracias a Dios salió en hora y excelente, y que ha habido conexiones de difusión nacional con cadena COPE y otros medios de tirada Nacional. Pensamos que nuestra Semana Santa Procesional atraviesa un gran momento tanto como expresión pública de fe, como por la profundidad espiritual que poco a poco adquieren los cofrades en su vivencia dentro de la Cofradía, pero somos los vizcaínos los que con nuestro apoyo y participación, hemos de luchar por consolidarla, luego ya llegarán tiempos de viajar y aprender de los demás