PRINCIPAL

Principal
Arriba
Cristo de la Humildad
Virgen de la Caridad
V. de Begoña Peregrina

TITULARES

Cuando en 1975 se reorganiza la Hermandad de Begoña, se advierte que uno de los elementos fundamentales del Objeto de la Hermandad señalado en sus Estatutos de 1947 es el fomento de la devoción de su Celestial Patrona la Virgen de Begoña, por lo que la Hermandad reconstituida asume éste como uno de sus más importantes cometidos.

Asimismo, la Hermandad, dado su carácter penitencial, renueva el fomento a la devoción de los Misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Estatutariamente, dicho objeto se concretaba en el cuidado de los altares de Nuestra Señora de la Piedad y del Cristo de la Buena Muerte, que antiguamente se hallaban situados a izquierda y derecha según se accedía a la Basílica de Begoña por la puerta principal.

De hecho, estas imágenes que asumió como titulares en 1947 reportaron a la Cofradía ingresos económicos para su mantenimiento, ya que el cepillo correspondiente era custodiado y gestionado por la cofradía.

 En la actualidad, continúa al culto la imagen del Cristo de la Buena Muerte, aunque las colectas recogidas en su lamparario se destinan a la parroquia, mientras que el altar de la Piedad ha sido retirado.

 La Hermandad, tras reorganizarse, decidió que sus nuevas imágenes titulares fueran las de Nuestra Señora de la Caridad y el Santo Cristo de la Humildad. La razón del cambio de titulares fue preservar la costumbre de no repetir ninguna escena pasional en los pasos que posesionan en la Semana Santa Bilbaína. Así, el Martes y el Viernes Santo procesiona por las calles de Bilbao una imagen de Nuestra Señora de la Piedad, portada por la Cofradía de Nuestra Señora de la Merced, y la imagen del Cristo de la Villa procesiona el Viernes Santo, portado por Cofrades de su propietaria la Cofradía de la Santa Vera Cruz, siendo un crucificado, a diferencia del Santo Cristo de la Humildad, que representa a Jesús antes de ser crucificado.